Síntomas del cáncer de próstata: No esperes a tenerlos

Los síntomas del cáncer de próstata son más habituales en los hombres después de los 50 años, porque es este el grupo de edad más afectado por esta enfermedades cancerosas. Entre los cánceres diagnosticados después de los 50 años, representa alrededor del 20%. Sin embargo, si se detecta a tiempo, puede tratarse eficazmente, por lo que prevenir con un diagnóstico fiable es vital.

Para profundizar en el tema, entrevistamos al doctor Antonio Luna Alcalá, director científico de HT MEDICA y experto en pruebas diagnósticas del cáncer de próstata.


¿CUÁLES SON LOS SÍNTOMAS DEL CÁNCER DE PRÓSTATA?

En primer lugar, conviene recordar que la próstata es una glándula que sólo se encuentra en los hombres, situada delante del recto, y que a menudo puede aumentar de tamaño hasta crear problemas en las vías urinarias debido al avance de la edad.

Los tumores de próstata son asintomáticos y sólo pueden detectarse mediante un examen urológico exhaustivo, o durante un control del PSA (antígeno prostático específico) con un análisis de sangre y mediante la Resonancia Magnética multiparamétrica.

Los síntomas del cáncer de próstata más comunes, que aparecen en una fase intermedia del carcinoma, son:

  • Dificultad para orinar
  • Necesidad de orinar con mucha frecuencia
  • Dolor al orinar
  • Presencia de sangre en la orina o el semen
  • Sensación general de no poder orinar completamente.


Estos síntomas del cáncer de próstata descritos no indican necesariamente la presencia de un tumor maligno: estas mismas manifestaciones pueden ser también un signo de otras patologías. En cualquier caso, es necesario ponerse en contacto con el médico o con un especialista de inmediato, para disipar cualquier duda lo antes posible. La prueba diagnósticas como la Resonancia Magnética multiparamética está avalada por varios estudios clínicos como una de las pruebas más fiables.

LAS PRINCIPALES CAUSAS DEL CÁNCER DE PRÓSTATA

El entrevistado explica que el avance de la edad es sin duda una de las principales causas del cáncer de próstata. Sin embargo, también aclara que el cáncer no afecta sólo a las personas mayores, sino que afecta predominantemente a los hombres de 50 años o más. Los antecedentes familiares de la enfermedad, en estos casos, pueden ser importantes.

Por lo tanto, el envejecimiento no es el único factor de riesgo, a las causas genéticas se añade el estilo de vida: por ejemplo, el entorno y la dieta también desempeñan un papel importante en el desarrollo de esta enfermedad.

¿QUÉ EXÁMENES DEBEN REALIZARSE PARA CONTROLAR LA SALUD DE LA PRÓSTATA?

Como ya se ha mencionado, es importante detectar el cáncer de próstata de forma precoz para poder intervenir de forma selectiva y con buenas perspectivas.

Hay que diferenciar entre dos subtipos de carcinoma de próstata , uno indolente que puede ignorarse de manera segura, y otro, que si no se trata de forma adecuada, puede comprometer la cantidad o/y la calidad de vida del paciente.

La ausencia de distinción entre ambos subtipos de enfermedad ha llevado de forma paralela a sobrediagnóstico y sobretratamiento de las lesiones de baja agresividad y a infradiagnóstico, y de forma más grave, a infratratamiento de las potencialmente letales.

La resonancia magnética permite detectar con alta fiabilidad los carcinomas altamente agresivos y seleccionar el tratamiento más adecuado para este grupo de pacientes, evitando los problemas asociados al sobretratamiento.

Con la tecnología de fusión específica para resonancia magnética y ecografía, la fiabilidad diagnóstica para detectar cáncer clínicamente significativo se sitúa alrededor del 70% de acuerdo a los resultados publicados en estudios clínicos s y los de la biopsia a ciegas en torno al 40%. De cualquier forma para mejorar los resultados, la opción predominante es realizar ambas de forma conjunta, y los datos avalaran si es posible sustituir una por otra y biopsiar tan solo las zonas sospechosas en resonancia magnética.

CÁNCER DE PRÓSTATA: TERAPIAS

Terapia pasiva o de «espera vigilante»

Cuando el paciente es especialmente anciano o padece otras enfermedades graves, existe la posibilidad de aplicar una forma de no terapia, denominada «espera vigilante». De hecho, no se prescriben medicamentos específicos hasta que aparecen síntomas significativos. Mientras tanto, se realizan exámenes como la prueba del PSA, la biopsia o el tacto rectal para controlar el estado de salud del paciente de forma continuada y poder actuar en el momento más adecuado.

¿Cómo ayuda la imagen en el momento de las biopsias e intervenciones quirúrgicas?

Actualmente, ante la sospecha clínica de cáncer, se realizan varias pruebas de imagen y se dirige la biopsia a la zona sospechosa. En la próstata, no se disponía de esa prueba de imagen capaz de detectar el cáncer hasta ahora. Gracias a la resonancia magnética multiparamétrica se ha logrado una fiabilidad de un 70%, frente al 40% de biopsia a ciegas que no llega al 40%. De forma conjunta, con la biopsis en zonas sospechosas en resonancia magnética se reducen los falsos negativos.

Terapias activas: prostatectomía, radioterapia, braquiterapia

Si el cáncer de próstata está en un estadio más avanzado o presenta un mayor riesgo, el especialista valorará qué tipo de terapia activa utilizar para tratar al paciente. Si la neoplasia se limita a la glándula, es posible realizar una cirugía radical para extirpar la próstata y los ganglios linfáticos de la región adyacente. La operación puede realizarse mediante laparoscopia asistida por robot, una técnica de tecnología avanzada que ha mostrado excelentes resultados en los últimos años.

¿CÓMO PREVENIR EL CÁNCER DE PRÓSTATA?

A diferencia de otros cánceres, no existe un cribado específico para detectar y controlar sistemáticamente la próstata. Sin embargo, existen ciertas reglas y buenas prácticas que, en conjunto, ayudan al organismo a prevenir la aparición del cáncer:

  • Aumentar el consumo de frutas, verduras y cereales integrales
  • Reducir la cantidad y la frecuencia del consumo de carne roja
  • Evitar los alimentos ricos en grasas saturadas
  • Prestar atención a mantener un peso saludable
  • Dedica media hora al día a la actividad física.

Es aconsejable someterse a exámenes y revisiones periódicas. En particular, está indicado un chequeo andrológico para todos los hombres de más de 50 años; de hecho, la consulta a un especialista es fundamental en la prevención del cáncer de próstata. Sin embargo, es aconsejable someterse a revisiones a partir de los 18-20 años y repetirlas en torno a los 35, para detectar cualquier enfermedad que con el tiempo pueda causar infertilidad.

A partir de los 50 años también es necesario someterse a exámenes regulares.

No esperes a tener síntomas de cáncer de próstata con la resonancia magnética multiparamétrica se mejora la detección y ayuda a planificar tratamientos.

Noticias Relacionadas