HT revela algunos secretos de una importante obra de arte

14 de Agosto de 2019
Compartir

La pintura del siglo XIX ha visitado el centro HT DADISA de Cádiz para realizarse una radiografía

Aunque el uso de los rayos x en el arte con fines de estudio, no es del todo novedoso, no deja de ser una curiosa anécdota en nuestra práctica cotidiana, pero al igual que sucede con el cuerpo humano, una obra de arte está compuesta por un gran número de compuestos que absorberán los rayos x y este estudio puede aportar una valiosísima información.

Los rayos X aplicados a una obra de arte nos informa sobre su proceso de ejecución, materiales utilizados, transformaciones llevadas a cabo por el artista o por otra mano posterior, lagunas y pérdidas en la capa pictórica ocultas bajo repintes, estado del soporte y además, puede servir para autentificar una obra o encajarla en un determinado periodo histórico.

 

Esta semana, el pintor y restaurador gaditano Antonio Álvarez del Pino encargó a HT el diagnóstico por imagen de una importante obra de arte.

Se trata de una pintura de autor anónimo fechada en el siglo XIX, realizada al óleo sobre lienzo de lino de gran dimensión (80X65 cms. sin marco) y que representa la Iconografía del Ecce Homo con su representación tradicional.

La obra pertenece a una colección privada y a partir del primer análisis radiológico efectuado en HT Dadisa mostró gran cantidad de faltas,  parches en el reverso, una franja de lienzo añadida al original en la parte superior y gran cantidad de repintes.

 

Hemos hablado con Antonio Álvarez del Pino  para conocer su experiencia en HT

 

"Una obra de arte es un paciente, pero no un paciente al uso, y su presencia en el centro HT ha generado una especie de alegría que nos ha contagiado a todos".

Antonio Álvarez del Pino

 

¿Qué papel juega actualmente la radiología en el estudio del  arte?

La conservación y restauración de obras de arte es una actividad obligatoriamente interdisciplinar ya que lo primero que debe hacer un conservador antes de afrontar un informe sobre una determinada obra es conocerla lo mejor posible, entenderla a fondo, entender las intenciones del autor que la creó y conocer su técnica. Y para ese cometido la convivencia con profesionales del ámbito de la ciencia es insustituible.

La utilización de rayos X, luz ultravioleta, fotografía infrarroja (IR) y TAC (en esculturas) son herramientas de uso común en la práctica restauradora. Las técnicas de restauración van evolucionando al mismo ritmo que evoluciona la tecnología y herramientas científicas de uso médico se han ido incorporando con éxito a la práctica de restauración, prestándole un servicio esencial. Hoy en día una restauración que no cuente con estos análisis técnicos previos sería una intervención extraña y dudosa, al margen de la deontología restauradora internacional.

 

La radiación, ¿puede suponer algún tipo de riesgo ? 

Las técnicas de rayos X no son claramente dañinas para la obra de arte, aun así, es necesario tomar las precauciones lógicas de manipulación de un objeto artístico frágil y en estado de deterioro. Hoy en día los técnicos de radiología con los que contamos (en mi caso, los profesionales de HT DADISA) son plenamente conscientes de ello y trabajan con un celo y una prudencia ejemplar.

¿Qué importancia tiene el trabajo en equipo entre restaurador y técnico de imagen?

En cuanto a la realización de la prueba es muy interesante para el restaurador contar con la convivencia del técnico de imagen, ya que la lectura de los resultados obtenidos se puede ver completada y enriquecida con sus observaciones. La interpretación de la imagen obtenida requiere experiencia y en este caso la del técnico es muy valiosa sin olvidar la alta tecnología del centro HT que me aporta máxima calidad con un resultado de imagen inmejorable. 

 

SOBRE EL RESTAURADOR

Antonio Álvarez del Pino es Licenciado en Bellas Artes por la Real Academia de Bellas Artes de Santa Isabel de Hungría (Sevilla). A pesar de su juventud atesora un brillante currículum, tanto a nivel formativo como profesional.

Centró su carrera artística en gran medida, en la restauración de obras de arte aunque no nos podemos  olvidar de su importante faceta de creación pictórica, destacando entre sus principales encargos, el retrato del rey Felipe VI que actualmente preside el Salón de Plenos del Excelentísimo Ayuntamiento de Cádiz. Destaca también su faceta de docente en materia artística e histórico-artística siendo un habitual en las conferencias de la Universidad de Cádiz y es autor del libro “Hacia una teoría del Arte”.

 

Compartir